Hablar de la tan temida celulitis es un gran tema por el reto que significa eliminarla y deshacernos de ella, ya que esta no solo representa un problema estético si no también un problema de salud.

Es bien sabido  que este mal  ataca más a las mujeres, y  para entender cómo tratarla  y deshacernos de ella, platicaremos primero ¿qué es?, ¿cuáles son sus formas? y los factores que están involucrados.

La celulitis se desarrolla en el tejido conjuntivo siendo este el sostén del cuerpo y como su nombre bien lo dice tiene la función de unir o conectar y rellenar sus diferentes estructuras; está formado por células específicas como adipocitos (células grasas), fibras de colágeno (las que dan firmeza a la piel), elásticas y reticulares; separadas entre sí por el líquido tisular, en el que se bañan todos los elementos y las redes vasculares y nerviosas.

Por lo tanto el buen estado del tejido conjuntivo es esencial para el buen funcionamiento del organismo, dado que a través de él se producen intercambios de oxígeno, bióxido de carbono, sustancias nutritivas y la eliminación de residuos tóxicos, o que ya no son útiles.

GetImage_w

Entonces se podría decir que LA CELULITIS es un estado patológico del tejido conjuntivo, debido a unas sobrecargas metabólicas como retención de líquidos, toxinas, desechos grasa, que no se pueden eliminar por los mecanismos habituales.

Al tener esta sobrecarga o saturación  tiene resultado la alteración de la circulación de la capa de grasa, o sea de la hipodermis: el tejido graso crece y las paredes laterales se engrosan formando hoyuelos (CELULITIS)

Cuando se forma la celulitis también se da un conjunto de signos y síntomas que dan como resultado problemas vasculares, edemas o hinchazón sensibilidad, palpación de nódulos dejando visible a la llamada “piel de naranja”, que caracteriza a la celulitis.

La localización más frecuente es en caderas, glúteos, piernas  vientre,  parte interna de brazos.

Es importante saber en qué grado de celulitis estas para poder hacer una buen diagnóstico y tener un tratamiento con éxito.

Grado 1: piel de naranja al pinzamiento.

Grado 2: piel de naranja sin necesidad del pinzamiento, pero que se evidencia en posición vertical, o sea de pie.

Grado 3: piel de naranja, en cualquier posición, de pie o acostada.

No toda la celulitis es igual, esta se puede dividir en

Celulitis edematosa. Puede aparecer a cualquier edad, pero  se caracteriza por  presentarse  en la adolescencia, produce hinchazón en las extremidades inferiores, sobre todo antes del periodo menstrual.

Es dolorosa al tacto, presenta nódulos, se localiza principalmente en los muslos y las rodillas, pero también las piernas pueden tenerla.

La circulación sanguínea y linfática es deficiente además de haber dilatación de los vasos dérmicos

Este tipo de celulitis responde muy bien a La radiofrecuencia y  masajes manuales.

Celulitis dura o compacta. La piel se torna rígida, su temperatura es más fría que la del resto del cuerpo, aparecen ondulaciones y dolor cuando se presiona ligeramente la zona. Suele aparecer en la pubertad. Normalmente se ubica en caderas y glúteos de las jóvenes.

Presenta pesadez de piernas,  piel menos elástica y más fría,  pueden aparecer algunas telangiectáseas. Se observan grumos, hoyuelos, sensación de hormigueo y cansancio, dolor a la palpación e inflamación pueden haber estrías y tendencia a la obesidad con lipodistrofia localizada.

Celulitis blanda. Los tejidos superficiales son flácidos y esponjosos, hay acumulaciones notorias de grasa, problemas de circulación sanguínea y linfática, y a veces hay dolor al pinzar

Existe perdida de colágeno y aprisionamiento de adipocitos llenos de triglicéridos formando micronódulos. La piel es fría, seca con varices puede estar asociada con dolor articular.

Celulitis esclerótica. Mejor conocida como “piel de naranja” es la celulitis más grave, se presenta en la edad madura. Tras haber pasado por todas las fases de desarrollo.

Este tipo de celulitis es la más grave por la alteración en la circulación debido a una compresión progresiva de vasos y nervios provocando una alteración nutricional acumulando los adipocitos formando ahora macronódulos.

Clínicamente: La piel se ve acolchada a simple vista, sin necesidad de presionar o pinzar. Los nódulos son duros e indoloros.

¿Pero que provoca que el tejido conjuntivo se dañe y deje de funcionar?

la-vida-sedentaria-y-una-mala-alimentacion-pueden-influir-en-la-aparicion-de-la-enfermedad

Las celulitis es un proceso multifactorial y rara vez hay un solo motivo para su aparición.

Uno de los principales culpables son las hormonas,  los estrógenos y la progesterona tienen un efecto directo sobre el tejido graso, siendo responsables del depósito de adipocitos en zonas específicas del cuerpo a diferencia de los hombres que es muy rara  la formación de la celulitis, pues el varón tiene un sistema hormonal más estable y tejidos más compactos que no permiten estancamientos hídricos.

Otro factor sumamente importante es cuando hay una circulación de retorno deficiente, no se puede arrastrar, ni  eliminar la sobrecarga de líquidos y toxinas; y son frecuentes los hematomas causados por el menor trauma.

Los riñones y el hígado son órganos de drenaje, deben estar en estado óptimo para cumplir bien sus funciones.

Vida diaria. El estrés. fatiga, nerviosismo, descanso inadecuado, ansiedad, sufrimientos largamente sostenidos, afectan el metabolismo del cuerpo dando como resultado una eliminación de toxinas deficiente y un  proceso de reparación inadecuado.

Una alimentación pobre. En fibra, exceso de sal, autointoxicación, comidas con  demasiadas grasas, azúcar, harinas refinadas, café, té negro, refrescos, chocolates, caldos con grasas saturadas, tabaco, alcohol, abuso de los condimentos, Darán como resultado un llenado de adipocitos con triglicéridos y un aumento de la pared aprisionando los vasos dando una mala circulación.

Una vida sedentaria. Provoca una mala oxigenación, por lo tanto no hay suficiente nutrición celular.Los medicamentos como los anticonceptivos provocan retención de líquidos y la cortisona produce edema general.

Factores mecánicos. Pie plano, problemas en las rodillas, alteraciones en la columna (hiperlordosis lumbar), prendas de vestir muy ajustadas, la permanencia de pie por largos periodos, también provocan retención de líquidos y una mala circulación.

En la pérdida acelerada de peso se pierde la tonicidad y eficiencia del tejido conjuntivo.

La celulitis se presenta con una intensidad variable en cada persona, según su morfología, ya sean jóvenes o maduras, obesas o delgadas.

Debemos dejar claro que La obesidad y la celulitis son afecciones diferentes y no tienen que ver una con la otra, si bien pueden manifestarse ambas en una misma persona, pero difieren en las causas.