La medicina estética incluye un conjunto de protocolos, técnicas y procedimientos médicos no quirúrgicos, dirigidos a mejorar la calidad de vida y el bienestar físico y psíquico que estructuran un estado óptimo de salud.

Imagen y salud van unidas, y no es posible entender esta especialidad sin la primera parte de su denominación, la medicina.

Existe una gran confusión sobre qué es la medicina estética y sus diferencias con la cirugía estética o incluso con un centro de estética. Las confusiones respecto a los aparatos usados por estos centros y las clínicas de medicina estética o la aparente similitud de los tratamientos que ambos ofrecen no ayudan a fomentar la confianza del paciente.

¿Quién garantiza los resultados o la fiabilidad de los tratamientos?

No son pocos los casos de empresas que ofrecen resultados rápidos a la par que baratos, más cercanos al marketing que a los cuidados que cualquier tratamiento requiere.

La medicina estética es mucho más que eso. No es una opción frívola dirigida a guapos y famosos, sino a potenciar el bienestar, la prevención y la salud mediante técnicas, tratamientos y aparatología que han de ser utilizados por personal cualificado bajo la supervisión de un médico que con una formación específica garantice, además del resultado, su desarrollo.

Tan importante como el tratamiento es su diagnóstico. Desde su clínica Corpore Total®, la Dra. Jessica Girón, médico especialista en estética, asegura que el éxito radica «en ver al paciente de un modo global, de una forma personalizada, dándole aquello que necesita, no vendiéndole un producto innecesario».

La figura del médico estético en la realización de estas técnicas es de por sí una garantía, ya que son tratamientos que implican contacto y utilización de productos muy específicos. No todo vale. Para la doctora Jessica Girón resulta imprescindible la calidad: «La utilización de productos muy específicos para zonas muy concretas son fundamentales. Hay, por ejemplo, distintos tipos y calidades de ácido hialurónico para el tratamiento de según qué tipo de arrugas; si se utiliza el mismo para cualquier cosa, el resultado no será el esperado».

Esto suele encarecer los tratamientos pero otorga el resultado deseado, y con garantías frente a las populares ofertas de soluciones rápidas y baratas.

Pero ¿Qué diferencia a esos centros de la medicina estética y a ésta de la cirugía? Para la Dra. Girón la diferencia está clara: «Cuando vienes al médico estético no sales más guapo en ese momento, como ocurre en un centro de belleza. El médico te pone un tratamiento bajo la piel, lo hacemos más profundamente. Y con respecto a la cirugía estética, nuestras intervenciones no pasan de los pinchazos, no hacemos cirugía».

Contar con la más moderna tecnología, los mejores productos del mercado y el asesoramiento médico personalizado son la mejor garantía para la obtención de unos resultados satisfactorios en la mejora del aspecto físico y la belleza que, contra todo pronóstico, cada vez más hombres utilizan frente a la creencia de que es este un mercado solo para mujeres.

¿Qué técnicas y tratamientos utiliza la medicina estética?

«Lipoablación” para la flacidez de la piel en brazos, radiofrecuencia fraccionada para un efecto lifting en el cuello sin cirugía, eliminar o suavizar arrugas o una restructuración facial con bioplastia son algunas de las técnicas que desarrollamos en nuestra clínica –señala Jessica –. «No es una cuestión de pedir a la carta un tratamiento, sino de realizar una consulta médica que garantice el más adecuado»